RESPÉTAME PAPITO

igualdade-genero

Dante Garnique / @dantegarnique

Está bien mamita.

Mamita: tú denunciaste a tu jefe porque te hacía sentir incómoda cada vez que te llamaba “Cosita”.

Debido a esa denuncia, el hombre perdió su empleo y casi a su familia. Tú en cambio, te reivindicaste y te convertiste en un ejemplo a seguir para el orgullo femenino.

El señor te llamaba “cosita”; porque cuando tenía 21 años, tuvo a su única hija, a quien bautizaron Consuela. Como todos los padres, éste, pensaba que la suya era la niña más linda del mundo. La llamaron Consuela, en honor a la madre del susodicho. Lo cierto es que a la niña comenzaron a llamarla “Cosita”.

“Cosita” vivió once meses. Al año de haber muerto Consuela, su madre y su abuela, murieron en un accidente de tránsito.

Tu hombre maltratador, cayó en una crisis depresiva que le llevó más de tres años superar, a fuerza de terapia. Luego de eso, se hizo especialista en esa rama de la medicina, se casó y se acomodó en una empresa, evaluando personal para contratarlo.

Tú le recordabas a su “cosita”, le producías ternura y sin saberlo, le traías a su memoria, los mejores años de su vida. Pero tú lo denunciaste y él perdió años de carrera y recayó en un estado emocional del que había creído haber salido hacía ya bastante tiempo.

¿Por qué los diminutivos de las damas hacia los caballeros deben interpretarse como muestras de afecto, mientras que los diminutivos de los caballeros hacia las damas ,pueden ser interpretados como una falta de respeto? ¿Por qué son exaltadas socialmente las reivindicaciones femeninas, pero se produce una disonancia si se sugiere lo mismo para el otro género?

Pero retomando tu denuncia, tú que te sientes orgullosamente guerrera, defensora de la igualdad, madre soltera, ¿por qué no vestiste a tu hijo de rosado cuando tenía cuatro meses? ¿Por qué reprenderías a tu Rodriguito si lo encontrases jugando con la Barbie? ¿No que somos iguales? ¿Por qué para algunas damas es un orgullo ser madres solteras pero un “amo de casa” es algo sospechoso?

¿A dónde conduce toda esta discusión sobre la igualdad de género? Si todos fuésemos iguales, seríamos todos homosexuales. Pero no somos iguales y si no aceptamos la diferencia seguiremos tristemente desconociéndonos mutuamente.

Rodriguito ya es un joven universitario. ¿Ya le enseñaste a lavar y a doblar las faldas de su futura esposa feminista e igualitarista? ¿Te gusta compartir con las amiguitas de Rodriguito? ¿Te sientes orgullosa cuando las amiguitas de Rodriguito lo llaman así tan cariñosamente?

Quizás lo más acertado sería aceptar las diferencias y respetarlas, porque sin ellas, Ridriguito no hubiese podido venir al mundo. Esas diferencias que hoy algunos quieren desdibujar de nuestra naturaleza son la explicación a nuestra más grande contradicción: el amor.

Nos amamos aunque no nos comprendamos. Sufrimos el amor gracias a la inconsciente convicción de que el objeto de ese amor es el otro inalcanzable, ese ser incomprensible que nos hace sentir únicos y diferentes.

El amor nos hace iguales y nos acerca; la exaltación de las diferencias nos separa, nos aleja y al final del camino, no podremos disolverlas.

Dante Garnique
Sábado 19-01-19
A mi prima: Rosa Campo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s