LAS JOYAS DE LA CORONA (II)

WhatsApp Image 2019-03-10 at 10.55.42 PM

Belén González / @mbelengg

En la primera parte de este artículo nos referimos a cuatro joyas, pero sólo detallamos la vida de dos de ellas, así que cumplimos con lo ofrecido en este anexo, porque estas dos mujeres, de las que estaba pendiente hablar no son menos delincuentes que sus antecesoras; de hecho tienen la cualidad de provocar, en todo venezolano de bien, la más profunda repulsión.

La primera, sinceramente asusta, no sólo cuando te topas de frente con ella, sino cuando la escuchas hablar. Decir que se comporta como una “malandra” sería injuriar a un sector de la población; mientras la otra, una mosquita muerta consumada, es un peligro latente para el país cada vez que abre la boca, siempre para defender, con argumentos que rayan en la ciencia ficción, al absurdo e ineficiente desgobierno.

La reina de los pranes

Vulgar, escandalosa, agresiva, en criollo “tierrua”, así es la ministra del Poder Popular para el Servicio Penitenciario de Venezuela. Aunque antítesis de cualquier dama con corona, la llaman Reina de los Pranes, y le calza perfecto, porque tiene tal talento como delincuente que puede gobernar sin problema alguno el exótico ecosistema carcelario en mi país.

Su nombre completo es María Iris Varela Rangel, y este año cumple los 50, pero todos la conocemos como Iris Varela, a quien Chávez bautizó como “La Fosforito”, porque se enciende volando y no se mide para entromparse con nadie, y es que hasta golpes reparte. Puro glamour.

Se graduó como abogada, igual que su super amiga Cilia, pero en la Universidad Católica del Táchira, además tiene cursos de especialización en derecho constitucional y procesal penal, así estudios en criminalística. Sus pininos políticos fueron en Copei, aunque ha hecho de todo para borrar esa parte de su pasado, y prefiere comenzar su historia como miembro fundador del Movimiento Revolucionario 200 (MBR200). De ahí pasó a ser representante regional en el Movimiento V República, para cerrar su trayectoria como militante e integrante de la directiva del PSUV.

…es tan ordinaria y desagradable que para neutralizarla Chávez decidió en 2011 ponerla al frente del sistema penitenciario nacional…

Formó parte de las asambleas nacionales constituyentes de 1999 y 2017, y entre sus ideas más brillantes destaca la propuesta de eliminación de la Cámara del Senado para generar la estructura unicameral. El premio, ser electa en dos períodos consecutivos como diputada por el estado Táchira, pero no podía pasar de ahí, porque es tan ordinaria y desagradable que para neutralizarla Chávez decidió en 2011 ponerla al frente del sistema penitenciario nacional, y se ha mimetizado de tal forma, que ya es una más entre los reos.

Tiene una particular facilidad para amenazar, especialmente con demandar a quienes la difamen afirmando que es amiga de altos pranes. Pero además, es mentirosa, por acción y omisión. ¿Se acuerdan del asesinado Fiscal Danilo Anderson?, ella era la líder de esa investigación, cuyo resultado aún estamos esperando, y mientras se llena la boca diciendo que las cárceles venezolanas son las mejores del mundo, los reos mueren de hambre, de enfermedades que habían sido erradicadas, por conflictos internos; al tiempo que los pranes gobiernan a placer, se dan la buena vida y manejan sus negocios desde la cárcel.

Pero además ama el dinero. A lo largo de su historia ha fundado decenas de compañías para procesar los guisos que caracterizan su carrera delictiva. La primera, llamada Menservic, prestó servicios de vigilancia privada en un montón de organismos públicos. Luego, se apropió de las notarías del Táchira y las puso en manos de sus familiares y amigos, pero el negocio se le cayó cuando se comprobó que cobraban las diligencias en divisa extranjera. Al hacerse cargo de las cárceles encontró un nuevo nicho de negocio, sus empresas operan el suministro y distribución de alimentos, así como la venta de materiales y servicios de construcción en el proceso de remodelación de las instalaciones penitenciarias. Y esto es lo que sabemos, imagínense cuanto más puede haber.

Y como detalle final, Iris Varela con palabras y acciones destila odio. Acusó de asesinos a quienes han formado parte del éxodo venezolano, llegando a pedir que se les quite la nacionalidad; calificó de usurpador al presidente interino Juan Guaidó y lo amenazó en Twitter, con la falta de clase que la caracteriza: “Guaidó, ya te acomodé la celda, con tu respectivo uniforme, espero que nombres rápidamente a tu gabinete para saber quiénes te van a acompañar, muchacho pajúo”.

Vocifera que defenderá la revolución hasta el final, por eso se encarga de enviar delincuentes y colectivos a las manifestaciones para que ataquen a la población. Prisión de por vida es poco para sus “hazañas”.

La posible heredera

Más que chavista es madurista, porque su carrera ha despegado bajo el ala del dictador. Con su apoyo, viene demostrando no sólo sus complejos y el rencor añejo que destila a donde quiera que va, sino su talento para sumarse a la lista de delincuentes que conforman el gobierno bolivariano.

Es menudita, y quien no la conoce podría decir que tiene cara de buena, gran error. Delcy Eloina Rodríguez Gómez, parece entrenada por el psicópata de su hermano, Jorge Rodríguez, el psiquiatra siniestro, mano derecha de Maduro que actualmente ocupa la cartera de Información y Comunicación.

Ambos, son hijos de Jorge Rodríguez, fundador de la Liga Socialista, un movimiento político de ideas marxistas, y quien murió en 1976 a manos de los servicios de inteligencia -tras su participación en el secuestro del empresario William Niehaus-, considerado desde entonces un mártir de la izquierda, y por ende, del chavismo. Y a viva voz, sin pena ni remordimiento, los hermanitos Rodríguez han jurado cobrar venganza ahora que están en el poder, sólo que su vendetta alcanza a todos los venezolanos, sin distinción.

Delcy es abogada, graduada en la Universidad Central de Venezuela, tiene 49 años, y su proyección en los días de Chávez, fue más bien gris como directora de Asuntos Internacionales del Ministerio de Energía y Minas, y Vicecanciller de Venezuela para Europa. De hecho, nunca formó parte del círculo de confianza del difunto. Pero su suerte cambió en diciembre de 2014 cuando Maduro la designó Canciller y la mitomanía que la caracteriza encontró un nicho aplaudido por el dictador.

…Según sus discursos, en Venezuela no hay corrupción, ni inseguridad, ni hambre, ni desabastecimiento, no hay problemas, es un país más idílico que Disney World…

Desde el cargo se dedicó a mentirle al mundo, y es tan grave su condición que ella misma se cree sus mentiras. Según sus discursos, en Venezuela no hay corrupción, ni inseguridad, ni hambre, ni desabastecimiento, no hay problemas, es un país más idílico que Disney World, donde el único problema real es el ataque enemigo, el abuso del Imperio que quiere violar una soberanía nacional que, desde hace año, pide a gritos que la violen.

Al principio de su gestión logró con argumentos absurdos el bloqueo de varias resoluciones contra Venezuela, pero al final no pudo detener el aislamiento internacional, porque a pesar de lo que ella cree, los demás no son tontos. Sin embargo, Maduro la defendió diciendo que ella había protegido la soberanía del país como “una tigra”. Hablando de brutos.

A pesar de ser tan arrogante y creída, la premiaron al designarla presidenta de la fraudulenta Asamblea Constituyente, buscando además darle un golpe a Diosdado Cabello quien quería ese cargo. Ese fue realmente su trampolín para consolidarse como una de las mujeres más poderosas de la política venezolana..

Dinero no le falta, como a cada una de estas “joyas”, pues necesita los recursos para cubrir sus viajes, relojes, zapatos y carteras, todo de marca y último modelo, como hemos visto en más de una gráfica de prensa a lo largo de estos años de chavismo.

Su paso por ese organismo hecho a la medida del chavismo fue breve, pero la catapultó a la Vicepresidencia de la República, el más alto cargo del gobierno sólo por debajo del propio Maduro; nada extraño considerando que el dictador siempre la ha mantenido en su círculo de máxima confianza. Pero como nada es suficiente para rumiar sus complejos de inferioridad, le dieron también la presidencia del partido “Somos Venezuela”, la nueva formación política impulsada por Maduro para restar poder al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en manos de Diosdado Cabello.

Para el dictador, Delcy, a quien llama siempre por su nombre de pila, es el espejo en que se mira. ¿Será porque ambos son mentirosos patológicos o porque comparten complejos? Maduro está convencido de que ella es lo mismo que él fue para Chávez: su heredera.

Basta saber qué heredará en un país a todas luces en ruina, aunque ellos se empeñen en lo contrario. Si bien, Maduro es su protector, el mentor es su hermanito, quien sabe perfectamente cómo manipular su alma miserable para impulsar su carrera delictiva. No puede haber perdón.

Un comentario sobre “LAS JOYAS DE LA CORONA (II)

  1. Creo que falta una quinta baraja, que tal vez podría considerarse como el joker, o la quinta punta de la corona real. Se trata de la exfiscal Ortega Díaz, chavista confesa, cómplice de tropelías y constante prevaricadora durante su gestión. No la olvidéis, puesto que ella ha hecho tanto o más daño a las instituciones, a las finanzas y a las personas como las cuatro joyitas de estos dos post.

    Le gusta a 1 persona

Responder a Hermann_Alvino Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s