100 DÍAS CONTRA VIENTO Y MAREA

100 dias de guaido
Belén González / @mbelengg

Evaluar los primeros 100 días de una nueva administración es casi una tradición en nuestro continente, y es que según los entendidos, este período permite no sólo reconfirmar el estilo de liderazgo del nuevo presidente, sino su capacidad de gestión, nivel de negociación e influencia.

Este lapso, de poco más de tres meses, heredado del plan de estabilidad y recuperación implantado por el Presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt en 1933, es la oportunidad para que el recién electo mandatario impacte positivamente la percepción del electorado, creando una matriz de opinión favorable que será determinante para pasar del discurso de campaña a las acciones concretas de gobierno.

…aglutinar a los venezolanos a pesar de los inmensos niveles de incredulidad, desconsuelo, rabia e incertidumbre de una población impactada por una crisis económica, humanitaria y social…

Este 3 de mayo de 2019, se cumplen los primeros 100 días de gestión del Presidente Interino de Venezuela, Juan Guaidó, y si bien se trata de un “mandato” atípico que no se enmarca en el concepto tradicional de gobierno en ejercicio, lo cierto es, y a los recientes acontecimientos me remito, que la “Operación Libertad”, como bautizó desde el principio su plan de acción para la recuperación del país, cuenta con más aciertos que críticas con genuino sustento.

Si hacemos un recuento general, debemos señalar que el primer gran logro del Presidente Guaidó en estos 100 días, ha sido aglutinar a los venezolanos a pesar de los inmensos niveles de incredulidad, desconsuelo, rabia e incertidumbre de una población impactada por una crisis económica, humanitaria y social sin precedente en un país que, hasta hace 20 años, se percibía como rico, pujante y con un futuro prometedor.

Ha sido incansable en llevar, personalmente y por todo el país, su mensaje sustentado en tres pilares: Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. No en vano, las actividades de calle, más allá de los intentos de saboteo de la dictadura, son una constante.

Captar la atención internacional. Millones de ojos, medios, políticos, intelectuales, dirigentes y gobiernos, finalmente atestiguaran y asumieran lo que realmente pasa en Venezuela.

Cabildos, asambleas ciudadanas, concentraciones, marchas, cierres de calle, cacerolazos, no sólo refuerzan el liderazgo de Juan Guaidó, sino que dan fuerza a una lucha comprometida con la salida de un régimen asesino que responde a la disidencia con represión a través de grupos de exterminio. Si alguno necesita un ejemplo concreto, le puedo mencionar el video de la tanqueta militar arrollando sin misericordia a los manifestantes concentrados en la autopista frente a La Carlota.

En segundo lugar, este muchacho de Caraballeda, a quien respeto y reconozco como presidente de mi país de origen, logró contra todos los pronósticos captar la atención internacional. Un megaconcierto y el intento de hacer llegar ayuda humanitaria a través de las fronteras de Colombia y Brasil sirvieron como escenario para que millones de ojos, medios, políticos, intelectuales, dirigentes y gobiernos, finalmente atestiguaran y asumieran lo que realmente pasa en Venezuela.

Con decisión y un coraje que muchos quisieran, burló las amenazas y restricciones impuestas por Maduro, cruzó la frontera, visitó varios países, y ante la mirada atónita de todos, regresó entrando como un ciudadano cualquiera por el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, dejando al régimen en ridículo, y al dictador, echando espuma por la boca. En respuesta a su osadía, éste lo inhabilitó políticamente por 15 años, pero eso no le ha importado, ni a él, ni a nadie, porque Nicolás ya no tiene tal facultad.

100 dias 2

No tiene miedo, y esa valentía, más un plan de acción bien orquestado, abrieron el camino para un tercer gran logro, inesperado y reconfortante: el reconocimiento de su investidura como Presidente Interino por más de 60 países y organismos internacionales, además del respaldo público y directo del gobierno de Estados Unidos.

Se suma a sus aciertos en estos 100 días de presidencia interina, el haber hecho tambalear a las Fuerzas Armadas. El llamado de Guaidó a esos soldados que son tan venezolanos como cualquier otro ciudadano, ha multiplicado la deserción en los niveles bajo y medio. A estas alturas, nadie puede negar el desequilibrio en el sector castrense, especialmente después de que el propio Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, cometiera el desliz de aceptar, en cadena nacional y parado al lado del propio Nicolás Maduro, que efectivamente había negociado con los Estados Unidos.

…un tercer gran logro, inesperado y reconfortante: el reconocimiento de su investidura como Presidente Interino por más de 60 países y organismos internacionales.

Por otra parte, Guaidó, hombre de personalidad serena y verbo respetuoso, se ha dedicado a tejer, con trabajo de hormiguita, una red de alianzas que van dando fruto, a pesar de la impaciencia de quienes creen que todo se resuelven en 24 horas. Por cierto, él no es perfecto, lo ha dicho muchas veces, por eso quienes sólo están pendiente de los desaciertos, deberían ponerse a pensar que los trapos sucios se lavarán dentro de la casa, y más adelante, tras lograr el cese de la usurpación.

Le han llovido críticas porque abrió la participación a personajes de la política que no son muy bien vistos, pero eso es cónsono con su misión de sumar, de aglutinar alianzas, porque lo que importa es el objetivo. Hizo posible la unificación de un país, en el que hablar de unidad -política-, provoca un escozor por demás comprensible, y aunque no tiene un gabinete, propiamente dicho, nombró a 18 embajadores en América, Europa y Oceanía; un representante ante la Organización de Estados Americanos, y otro en el Banco Interamericano de Desarrollo.

Convocó un levantamiento ciudadano como parte final de la “Operación Libertad” y los venezolanos, en todo el país, respondieron al unísono…

Ha resultado tan comprometido y eficiente el Presidente Interino de los venezolanos que también dejó en ridículo al “todopoderoso” delincuente Diosdado Cabello, quien lo retó a liberar a Leopoldo López. Su respuesta fue un indulto presidencial, y pueden decir lo que quieran, pero el madrugonazo del 1ero de mayo, con Guaidó y López de protagonistas, fue épico.

Hace más o menos 72 horas, Juan Guaidó convocó un levantamiento ciudadano como parte final de la “Operación Libertad” y los venezolanos, en todo el país, respondieron al unísono, y siguen respondiendo con un coraje admirable a pesar de la violenta respuesta de la dictadura apalancada por colectivos armados, que hieren y asesinan con impunidad. Si lograr esa reacción en un pueblo no es liderazgo, ustedes me dirán qué es.

Las redes sociales y algunos medios dan fe de todo lo que ha sucedido a lo largo de estos agitados 100 días, y aunque unos cuantos insisten en decir que el “efecto Guaidó” se ha desinflado, y que su presencia no implica un cambio real para el país, lo cierto es que los hechos demuestran todo lo contario.

Puede que no sea el próximo presidente electo de Venezuela, pero sus primeros 100 días de lucha, sacrificio y absoluta convicción, confirman que Juan Guidó es un líder en positivo, que tiene en su haber logros concretos que demuestran su capacidad de gestión; habilidades como negociador que lo han colocado en la escena internacional; y un nivel de influencia que le ha ganado no sólo corazones, sino el respeto de quienes lo siguen y lo adversan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s